Capilla

Nuestro hospital dispone de capilla propia abierta durante todo el día para que la puedan visitar tanto pacientes, como acompañantes como cualquier persona interesada en conocerla.

En esta capilla se celebra la Eucaristía de lunes a viernes a las 8:00 horas y los sábados, domingos y festivos a las 10:30 horas.

Al igual que el hospital la capilla tiene su propia historia:

La construcción, en principio se le adjudicó al arquitecto Don José de Arroyo en 1693, al parecer por planos de Teodoro Ardemans y previo un concurso. Muerto Arroyo (1695), la prosiguió su concursante el arquitecto de los duques del Infantado, Felipe Sánchez. En el traspaso y transiciones previas y otros momentos dictaminan, justiprecian o de otra manera intervienen los arquitectos P. José de Valdemoro, Franciscano Menor, con gran autoridad; Eugenio de Camarena, Teodoro Ardemans, Manuel García, Juan de Pineda, José Rodríguez, Francisco de Mingo, Román y su hermano Matías. La obra terminó en 1697.

Es una planta de nave de salón, con un breve crucero y cúpula, conforme al esquema tradicional del Siglo XVII.

A su perímetro se sobre ponen un orden dórico de pilastras cuyo entablamento se ordena con modillones pareados.

La nave se cubre con bóveda de cañón con lunetas que se complementan con bandas geométricas. Los paramentos de la nave se enriquecen con hornacinas y altares en cada uno de los tramos. En el crucero que es muy leve, se achaflanan ligeramente los pilares que sostienen la cúpula sobre pechinas de casquete esférico ligeramente peraltado. Sobre los plementos se añaden cuatro lunetas de penetración abovedada.

La fachada de la iglesia es rectangular, entre pilastras gigantescas, ligeramente onduladas con líneas adintelados, remates curvilíneos de línea barrocominiana (arquitectura española de la época) que confieren a esta fachada una expresión de movimiento y ritmo frecuentes en la arquitectura del momento.

En esta iglesia se pueden contemplar obras muy hermosas.