Menisco y artroscopia de rodilla

Esta es una de las lesiones más frecuentes en los deportistas y muchas veces sucede de la forma más “tonta” e incluso sin que la persona llegue a saber que se ha roto el menisco incluso hasta años después.

¿QUÉ SON Y PARA QUÉ SIRVEN LOS MENISCOS?

Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas en forma de cuña. Existe un menisco interno y otro externo.

Cumplen dos funciones fundamentales:

  1. Soporte de las cargas: ayudan a repartir las cargas del cuerpo en las diferentes actividades de la vida cotidiana. 
  2. Congruencia articular: permiten el encaje idóneo entre las dos superficies óseas que conforman la articulación de la rodilla.

SÍNTOMAS de una lesión de meniscos

Si se has roto el menisco, es posible que tenga los siguientes signos y síntomas en la rodilla:

  • Hinchazón o rigidez
    • Dolor, especialmente al girar la rodilla o bajar escaleras.
    • Dificultad para estirar por completo la rodilla
    • Sensación de bloqueo al intentar mover la rodilla

¿Cuándo debes consultar con un especialista?

En caso de tener la rodilla dolorida o hinchada, o si no puede moverla de manera habitual.

DIAGNÓSTICO de lesión de meniscos

  1. Examen físico e historia del paciente
  2. Después de conocer sus antecedentes médicos y síntomas, el médico examinará su rodilla.
  3. Comprobará si hay dolor a la presión en la línea articular donde se ubica el menisco. Esto a menudo es señal de un desgarro. Una de las principales maniobras es la prueba de McMurray.
  4. Exámenes con imágenes

Otros problemas de rodilla causan síntomas similares, por lo que su médico podría indicarle pruebas de imagen para ayudar a confirmar el diagnóstico.

  • Radiografías: Aunque no muestran los desgarros de meniscos, pueden mostrar otras causas de dolor de rodilla, como la artrosis.
  • Resonancia magnética (RMN). Este estudio muestra lesiones meniscales y ligamentosas, así como otras causas de dolor como el desgaste del cartílago.

TRATAMIENTO de la lesión de menisco

  • El tratamiento dependerá del tipo de rotura, el tamaño y la ubicación.
  • Además del tipo de lesión que usted tenga, su edad, nivel de actividad y cualquier lesión asociada serán factores que influirán en su plan de tratamiento.
  1. Tratamiento no quirúrgico
  • En casos de roturas pequeñas y en el borde externo, podría ser una opción. Siempre y cuando sus síntomas no persistan y la rodilla este estable.
  • El protocolo RICE es efectivo en la mayoría de lesiones relacionadas con el deporte. RICE es la sigla inglesa que significa R=reposo, I=hielo, C=compresión, E=elevación.
  • Antiinflamatorios no esteroideos reducen el dolor y la inflamación.
  • Tratamiento quirúrgico
  • Si los síntomas no remiten, su especialista podría sugerirle una cirugía artroscópica.
  • Sin tratamiento, un trozo de menisco podría soltarse y migrar al interior de la articulación causando que su rodilla falle, cruja o se bloquee.
  • Actualmente existen diferentes procedimientos para el tratamiento de este tipo de lesiones, desde la resección del fragmento roto (que es la cirugía más frecuente) hasta el trasplante meniscal, pasando por la sutura del menisco en casos debidamente seleccionados.
  • Procedimiento.
    • La artroscopia es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentes.
    • Consiste en introducir una cámara en miniatura a través de una pequeña incisión para observar el interior de la rodilla e introducir un pequeño instrumental para tratar la lesión mediante recortes o suturas.