Decálogo para mantener sanos los pies

  1. Examine regularmente sus pies, aunque no le duelan. Es su medio de locomoción para toda la vida.
  2. Lávese los pies a diario y séquelos bien, especialmente entre los dedos.
  3. Corte las uñas de los pies de forma recta, pero no demasiado cortas y vigile cualquier alteración como engrosamiento, cambio de color etc ya que pueden esconder distintas enfermedades.
  4. Es muy importante la elección del calzado adecuado. Cómprelos al final del día cuando los pies están más dilatados. Debe proteger al pie, ajustarse al mismo sin oprimirlo y ser de materiales naturales. El tacón no debe sobrepasar los 4 ó 5 centímetros y la puntera será lo suficientemente amplia.
  5. Seleccione el tipo de calzado en función de la actividad que va a realizar (andar, trabajar, deporte…)
  6. Utilice más de un par de zapatos y alterne su uso. Deséchelos si están gastados o deformados.
  7. Evite andar descalzo, sus pies están más expuestos a lesiones e infecciones, aunque los baños en el mar son recomendables.
  8. Sea cauteloso con los remedios caseros, el autotratamiento puede dar lugar no sólo a no eliminar el dolor sino a provocar otros.
  9. Controle las grietas y heridas en la piel, pueden anunciarle patologías solapadas.
  10. El dolor de pies no es normal. Si éste se produce y persiste, consulte a su podólogo/a.